Presentación Revista Chilena de Enfermería

La responsabilidad de llevar adelante una Revista científica de enfermería, es un desafío que, como Departamento de Enfermería de la Universidad de Chile, asumimos con la certeza que la construcción de conocimiento en Enfermería, las reflexiones y experiencias compartidas, son una oportunidad de contribuir a la actualización y pertinencia de los cuidados en la sociedad de la que es parte, así como a la misión formativa, científica y social de la Universidad.

No es casualidad que este primer número se publique ad-portas del bicentenario del natalicio de Florence Nightingale, quien más allá de ser recordada en una imagen romántica como la dama de la lámpara, representa una revolución para la profesionalización de los cuidados de enfermería, mediante observación, registro, sistematización y análisis estadístico de los cuidados y factores asociados, relevando el abordaje de las necesidades de las personas en contexto, y la evidencia del efecto positivo de los cuidados de enfermería en los indicadores de salud.

Esta especial ocasión, constituye una oportunidad para pensar en nuestras evoluciones en torno al cuidado, la investigación, enseñanza, gestión, y como no, la política. Lo anterior requiere profesionales observadores, reflexivos y activos, que estén dispuestos a aprender y desaprender de los cánones normalizados, y sean inquietos por cuestionar y reconstruir nuevos sistemas de cuidado pertinentes a las problemáticas y realidades actuales y futuras que afectan la salud de las personas, familias, comunidades y sociedad. A saber:

Personas, que traspasan fronteras buscando mejor calidad de vida, con necesidades que ya no se ajustan a las estructuras socialmente construidas hombre/mujer, con creencias y culturas diversas, que alcanzan cada vez mayor edad, cronicidad y complejidad de sus condiciones de salud.

Familias, con variadas estructuras, roles en reconstrucción, monoparentales, homoparentales, con padres e hijos subsumidos por el estrés, las alteraciones de salud mental y estilos de relaciones sociales y de comunicación fuertemente influidos por los dispositivos tecnológicos.

Comunidades, donde hay tensión entre lo individual, lo colectivo y su influencia en las condiciones de salud; donde la interacción digital y sin fronteras, comienza a generar comunidades virtuales de pertenencia, con un despertar a nuevos derechos y condiciones de vida, desde donde emanan necesidades de salud y cuidado, distintas a las reconocidas hasta hoy.

Sociedad, tensionada entre los deberes y derechos, la confianza y desconfianza, en un medioambiente que agoniza y nos intoxica, donde la sostenibilidad comienza a ser un deber público y privado; y donde los profesionales de enfermería necesitamos remirar nuestras acciones y procedimientos a nivel local e institucional con perspectiva medioambiental; así como contribuir en las políticas públicas, para hacer más sostenible el uso de recursos sanitarios, asegurando el acceso a salud y cuidados de calidad para todas las personas.

Lo anterior transcurre en un contexto de evolución tecnológica, donde los avances y la inteligencia artificial comienzan a ocupar espacios en la atención de salud, máquinas con algoritmos capaces de seguir protocolos, registrar, tomar decisiones y optimizar procesos. En dicho escenario, ¿Será necesario repensarnos como profesión y como investigadores? Cuando genuinamente ubicamos al centro el cuidado humanizado de las personas, potenciando una cultura de cuidado mutuo y condiciones institucionales y sociales que lo favorezcan, entonces nos constituiremos irreemplazables. ¿Qué nos queda? Mover nuestra silla y abrirnos espacio donde se toman decisiones; estudiar, reflexionar, generar conocimiento, compartirlo con generosidad e influir políticamente desde un liderazgo transformacional, que remueva cicatrices anquilosadas, que integre y motive no solo a enfermeras y enfermeros, sino a todos los profesionales y personas que influyen en las condiciones y procesos de cuidado de la salud.

Esperamos que esta revista sea una invitación a compartir el trabajo, las reflexiones e investigaciones que den respuesta a los nuevos desafíos que enfrentamos como sociedad y profesionales de enfermería en sus diversos roles. Una revista que se suma a tantos esfuerzos nacionales e internacionales, buscando convocar y disponer de una plataforma donde podamos visualizarnos, cuestionarnos y reconstruirnos. Agradecemos a todos l@s gestor@s, autor@s, revisor@s, profesionales, estudiantes, colaboradores y lectores de este número y los que vendrán.

E.U. Dra. Silvana Castillo-Parra

Directora Departamento de Enfermería. Universidad de Chile